Colonia Tecnológica

¿Quién dijo que en la colonia de verano tiene que haber una pileta ?

Por Matías Scovotti

Cuando nació Educabot, teníamos una misión muy clara, colaborar en la formación de una nueva generación capaz de emplear tecnología en la búsqueda de soluciones creativas a problemas reales.

Para esto nos propusimos generar un ecosistema que permita a chicos y grandes tener la oportunidad de conocer y desarrollar habilidades STEM (science, technology, engineering y mathematics).

Una de nuestras primeras acciones fue generar un amplio programa educativo con 3 grupos diferentes, diseñado especialmente para niños que se interesan en aprender sobre robótica, ciencia y tecnología de una forma divertida y práctica.

Estas vacaciones quisimos dar un paso más. Hace un tiempo buscando nuevos propuestas, leí sobre los campamentos que organiza la NASA en Estados Unidos. Chicos de todo el mundo viajan para tener un campamento con experiencias similares al entrenamiento que tienen los astronautas pero pensados para alumnos menores a 13 años.


Luego durante el año, los chicos que venían a nuestros talleres, nos pidieron que querían seguir viniendo durante las vacaciones.


Fue ahí que recordando la propuesta de la NASA, pensé en un espacio para aquellos chicos que querían seguir con el trayecto anual pero de forma más relajada así como también en aquellos que les gusta estar en contacto con la tecnología y no tanto con propuestas deportivas.

La propuesta de colonia tecnológica de Educabot promueve un espacio abierto de aprendizaje colaborativo

Las colonias tradicionales buscan que los chicos tengan actividades recreativas pero principalmente a través del cuerpo. Los juegos que se proponen son en su mayoría vinculados al deporte y al aire libre. 

En nuestra colonia, las propuestas son recreativas pero están más apuntadas a fortalecer el pensamiento y ayudar a los chicos a ser creadores de tecnología y no solo consumidores.

La propuesta de colonia tecnológica de Educabot promueve un espacio abierto de aprendizaje colaborativo: entre docentes-alumn@s y alumn@s-alumn@s donde se articulan proyectos vinculados con el arte y la tecnología. Estos proyectos abordan temáticas como la robótica la creación de videojuegos y la impresión 3D.

Los chicos atravesaron un proceso que duró 8 encuentros de 3 horas y media donde a través de distintos proyectos van aprendiendo sobre estas diferentes tecnologías.

Una pequeña anecdota

Lautaro es un chico de 12 años que sueña con ser ingeniero. Él nunca había armado un robot, sin embargo la emoción que experimentó al llegar a la colonia fue inmensa y se demostraba con su atención a cada detalle en los encuentros. Fue una gran sorpresa ya que es uno de los mejores construyendo y programando los robots. El nos repetía constantemente que lo más interesante de la colonia era entender la lógica de programación y construcción para que el robot haga lo que el quería.

Nosotros no creemos que todos tienen que ser programadores o ingenieros, pero no hay dudas que Lautaro tuvo a los 12 años la posibilidad de descubrir que esto es lo que le apasiona. Armar robots y programar son actividades que no son frecuentes en las escuelas y que salvo aquellos que fueron a escuelas técnicas, quizás nunca tuvieron la oportunidad de decir no me gusta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *